Carlos Peña, el BD d e los Astros

5 Apr

Es un equipo donde no existe el ego y todavía la humildad abunda

Carlos Peña - Bateador designado de los Astros de Houston.

Por René Cárdenas
fitoiii@aol.com

René Cárdenas - Columnista de La Estufa Caliente.El equipo de los Astros es el nuevo miembro de la Liga Americana y lo primero que adopta es la modalidad que lo distingue de la Liga Nacional. Me refiero a la siempre controversial diferencia de usar un bateador designado que batea en vez del lanzador. Discutir la importancia de esa variedad, no corresponde a esta nota.

Con respecto al bateador designado (BD), me inclino a creer que el incansable joven y astuto gerente general de los Astros, Jeff Luhnow, se devanó la cabeza por un buen tiempo para llegar a la conclusión que el veterano Carlos Peña, podría ser la solución, no solamente con el bate, sino como el líder del juvenil grupo que integra el nuevo conjunto.

Parece mentira, pero todo es nuevo en los Astros de 2013, incluyendo al dirigente Bo Porter que hizo su debut en estos menesteres al mando del equipo espacial. Sí, ahora todo es nuevo: nueva Liga, nuevo uniforme, nuevos colores, nuevo símbolo, nueva mascota, nuevas reglas, nuevo “Diamond Club”, nueva actitud y, claro, nuevo bateador designado.

¿Es Peña la contestación a todas las plegarias de Luhnow? Yo daría el brazo derecho por tener una bola de cristal en estos momentos para indiscretamente asomarme al futuro.

A estas alturas, imagino que Luhnow, escarbó el cielo y la tierra para obtener al bateador designado de sus sueños. Yo no quisiera estar en los zapatos de él, porque comprendo las limitaciones económicas que probablemente tiene. Luego de hacerse de tripas corazón en busca del bateador designado que resultó ser Peña, vale la pena hablar de este pelotero dominicano que debuta este año ante la ansiosa afición de Houston.

Carlos nació en Santo Domingo y tiene 34 años de edad. Batea y tira a la derecha y fue firmado por Houston como agente libre el 17 de diciembre del 2012; su contrato es de un año. Originalmente fue firmado por el busca talento de los Rangers Joel Gramprieto. Llega al equipo de Houston luego de 12 campañas de servicio en las Ligas Mayores, 277 cuadrangulares y un promedio de bateo global de .234 en 1,385 juegos.

Durante su niñez, Carlos jugó beisbol por sugerencia de su padre, Felipe Peña, que para solaz y esparcimiento solía reunir a la familia entera: “Incluyendo mis tíos, todos los fines de semana jugábamos en familia”, explicó el quisqueyano.”Tíos contra tíos, primos contra primos eran los partidos y así aprendí a jugar beisbol”.

Los recuerdos que esos encuentros beisbolistas produjeron para mi entrevistado fueron imperecederos, pero lo más importante fue un sentimiento que explica así: “La unión. Sí, la unión que había en nuestra familia de compartir, ver a mi papá reír junto con mis tíos y todos mis hermanos que también participaban en los juegos. La edad del grupo oscilaba entre los 7 y los 70 años, pero todos nos sentíamos iguales. Sin duda este es mi mejor recuerdo”.

La mayoría de los peloteros hispanoamericanos que llega al beisbol organizado proviene de gente sumamente pobre y algunos de ellos de muy poca escuela. El historial de Carlos es ligeramente diferente: “Somos una familia humilde y muy trabajadora. Por fortuna, preparada profesionalmente, pero no vivíamos de manera extravagante”, confirmó Peña. “Mis padres se esforzaron para darnos una vida cómoda y nunca nos faltó nada de lo cual estoy agradecido no solamente a ellos, sino a Dios también”.

La familia de Peña es numerosa como casi todas las hispanas: “Mi papá, Felipe y mi Mamá Mery, tuvieron cuatro hijos en total”, dijo con voz sonora y llena de orgullo. Felipe es ingeniero eléctrico y Mery es maestra y tenedora de libros. Ambos decidieron trasladarse de República Dominicana a Havenhill, Massachusetts cuando Carlos tenía 12 años para ofrecer a sus hijos una buena oportunidad en su educación.

Carlos mantenía un promedio de calificaciones de 3.3 en ingeniería en la Northeastern University antes de ser reclutado por los Rangers en 1998. Su hermano Pedro obtuvo un doctorado en investigación genética en la Universidad de Colorado y completó su posgrado en la Universidad de Minnesota. Su hermano Omar completó su licenciatura en la Northeastern. La hermana gemela de Omar, Femaris, completó su licenciatura en comunicaciones en el Boston College. Felipe regresó a la escuela para obtener una maestría en administración de empresas.

A pesar de que todos en su familia inmediata obtuvieron títulos universitarios, Carlos abandonó los estudios de su carrera de ingeniera con el objeto de jugar beisbol. “Dejé la universidad cuando en el reclutamiento me seleccionaron los Rangers de Texas”, dijo Peña. “Me escogieron en la primera ronda y me decidí por el beisbol porque era una oportunidad que no podía dejar pasar. Me dije así mismo que yo podría terminar mis estudios en cualquier momento. Esto de jugar beisbol en las grandes ligas es una oportunidad que se presenta solamente una vez en la vida. Pensando así, fui en busca de convertir ese sueño en realidad”.

¿Valió la pena dejar los estudios universitarios por el beisbol?, fue mi siguiente pregunta al bateador designado: “Sí, claro que sí; en esas circunstancias pensé que no estaba abandonando los estudios, más bien los estaba posponiendo a una fecha más adelantada con el propósito de buscar cómo conseguir mi mayor potencial para jugar beisbol en las Ligas Mayores. Yo sabía que me faltaban pocos créditos para graduarme. Tengo en mente completar mis estudios porque quiero tener mi diploma académico”.

Me pareció interesante averiguar si en el corazón de Carlos había un poquito de arrepentimiento por haber dejado sus estudios para jugar beisbol: “No, no estoy arrepentido de haber tomado ese camino del beisbol”, señaló el nuevo Astro. “Es importante volver la mirada hacia atrás porque la vida presenta victorias y tropezones. Pero en mi caso no estoy arrepentido”.

Si usted lee la guía de prensa de los Astros, encontrará una gran lista de reconocimientos que Peña ha obtenido durante su carrera de exitoso ligamayorista. ¿Los tendrá ya todos?

“No no los tengo todos, pero me encantaría ganar una Serie Mundial”, afirmó el pelotero. “Constantemente se oye decir ‘yo quiero un anillo de Serie Mundial, yo quiero un anillo’. Esa frase se ha vuelto común. En este caso lo digo de corazón, yo quiero un anillo. ¿Te imaginas lo que es ir a una Serie Mundial y no ganarla? Los Rayos la perdimos frente a los Filis de Filadelfia. Yo disfruté el evento, especialmente porque el año anterior (2007) mi equipo fue el peor de las Grandes Ligas y en la siguiente temporada dimos la vuelta completa de una manera inesperada. Esa experiencia me encantó sobremanera porque ese mismo equipo del 2007 fue a la Serie Mundial en el 2008. Yo quisiera experimentar lo que se siente tener ese anillo de campeón”.

Prometí a Carlos enseñarle mi anillo de Serie Mundial que recibí cuando los Dodgers ganamos el campeonato sobre los Atléticos de Oakland en 1988. Tan pronto como pase la emoción de la inauguración de la campaña lo haré.

Peña, como todos los peloteros, pasó por el sistema de ligas menores donde sufrió todas las incomodidades durante los largos viajes, pero en el desarrollo de esas temporadas aprendió muchísimo y guarda más buenos recuerdos que malos. “Para mí jugar en las menores fue agradable y necesario como jugador y como hombre”, expresó el ahora BD de Houston.

Los bateadores de buen ojo y paciencia son llamados selectivos y Carlos está en ese grupo por haber acumulado 101 bases por bolas en el 2011 como inicialista de los Cachorros. “Me enseñaron a esperar por el buen lanzamiento que me permitiera sincronizar el giro del bate, es decir, contra aquella pelota que pase por mi zona”, señaló Peña. “Aprendí esto cuando jugaba beisbol aficionado y, en mis juegos universitarios comprobé que es una buena práctica. Toda pelota que no pasa por mi zona es bola y la dejo pasar. Quizá por eso el promedio de strikes que me lanzan es muy bajo”.

Carlos es un jugador flexible, juega la primera base y lo hace bien como jardinero. “Jugué mucho en los jardines cuando estaba en la universidad y en realidad muy pocas veces en las Ligas Mayores”, afirmó el pelotero.

Peña sabe que los Astros están en un proceso de reconstrucción como parte de un plan para formar un equipo de futuro. “A mí me encanta ser parte de este proceso y me siento feliz de poder contribuir”, declaró con certeza. “Siento que estoy alrededor de un grupo de jóvenes muy despiertos. Es un equipo donde no existe el ego y todavía la humildad abunda. Considero que este lugar es especial y me fascina compartir con mis compañeros a quienes brindo lo mejor de mí como si fuéramos hermanos. Estamos unidos y eso es importante porque la unión hace la fuerza”.

Es posible que los Astros no solo hayan considerado la importancia del bate de Peña para firmarlo, sino que por su edad y experiencia, pueda convertirse en una especie de líder dentro y fuera del terreno, algo que todos los equipos añoran tener. “Es importante considerar el tema del liderazgo”, enfatizó Carlos. “Yo no busco ese título porque por mi naturaleza mi brindo a los demás. Si los otros jugadores gravitan a mi alrededor o viceversa, formaríamos una buena relación. El liderazgo no se predispone ni se manda, más bien nace y mi meta es compenetrarme con mis compañeros”.

En la casa club de los Astros, existe la posibilidad de que Peña se convierta en el confesor de tantos jóvenes beisbolistas y esto, según me declaró, sería un halago para él.

Los Astros dieron en el clavo porque Peña, no solamente es el bateador designado en el terreno a la hora de la acción, sino que fuera del terreno los chamacos tratarán de emularlo por ser un líder innato.

Luego de 51 años en el viejo circuito, los Astros debutaron exitosamente en la Liga Americana el 31 de Marzo en el Parque Minute Maid al imponer una derrota de una sola cara de 8×2 a sus rivales Texas Rangers y, Peña, disparó su primer Astro imparable para iniciar su guerra con el uniforme del equipo que nació en la Liga Nacional en 1962.

René Cárdenas, además de cubrir a los Astros para el diario La Prensa de Nicaragua, escribe para Crónicas de los Astros, astrosdehouston.com y Astros Magazine. Fue narrador de los Dodgers, Astros y Rangers de Texas. Con los Astros en 2008, también narró en TV. Edita su propia página no comercial de beisbol http://www.laestufacaliente.com y es miembro activo de la BBWAA. En tres ocasiones ha figurado en la lista de candidatos al Salón de la Fama de Beisbol en Cooperstown. La primera vez fue en la década del 90. Búsquelo en Twitter @RCardenas3.


Publicado por MUNDO LOCO para El Mejor…..¡ el 4/05/2013 03:46:00 a.m.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Deportes 007

Cronicas del Deporte

The WordPress.com Blog

The latest news on WordPress.com and the WordPress community.

%d bloggers like this: