LA DEBACLE CASTROCOMUNISTA EN ISLA MARGARITA

9 Feb

huelga 5Por Andrés Pascual

Lo mismo AP desde su corresponsalía ¿cegata? en La Habana por lo que se sabe, que el Nuevo Herald en Miami, incluyo al Diario las Américas por lo mismo, que cualquier periódico o revista on line o impresa calcularon mal:

http://www.diariolasamericas.com/deporte/ozzie-guillen-cuba-salvo-serie-caribe.html

http://www.elnuevoherald.com/2014/02/01/1669400/la-serie-del-caribe-con-todos.html

En su mayúsculo papelazo por la eliminación del Villa Clara, lo que pronosticó y aún dice Ozzie Guillén no tuvo nombre y lo pudieron leer como primer link.

Lo del DUKE, quizás porque quiere ir a Cuba… el caso fue que no supo, no pudo o no quiso poner la razón en lugar del corazón:

http://www.elnuevoherald.com/2014/01/27/1666033/cuba-pone-el-ingrediente-extra.html

Un gran simpatizante encubierto del castrismo, el mexicano Jesús Rubio, con la justificación de “no política”, no solo metió la pata, sino que apostó contra el profesionalismo; es decir, a favor de lo que ha utilizado desde hace más de medio siglo la tiranía para destruir “la niña de los ojos del deporte nacional cubano”, hoy recuerdos y memorias de un pasado grandioso e influyente:

http://estufacaliente.com/odelin-en-grande/

¿Quiere saber por qué todo lo relacionado con la mal vendida clase profesional gratuita de la medicina y la educación castrista es mentira? Debajo puse un link del libelo Trabajadores, uno de 3 de reducida tirada y alcance más o menos nacional, en que un plumífero, sin pena, sin conocimiento y con “el mismo entusiasmo del primer día”, enumera a los mejores receptores de la historia del beisbol cubano, todos de la pésima caricatura llamada Series Nacionales:

http://www.trabajadores.cu/20131027/quien-es-el-mejor-receptor-de-cuba/

Han sido peloteros que, como los boxeadores, corredores, volibolistas… “no han abandonado a su pueblo ni a Fidel por todo el oro del mundo”, pero nadie sabe cuántos han sido sorprendidos robando en tiendas cada vez que los han enviado al exterior; menos aún los que robaron y no los sorprendieron; peor, en el caso de los beisbolistas, han tratado de sustituir durante 50 años el salario profesional con “el interés fijo” que les paga el apostador por el arreglo; lo anterior, todo, demoledora ratificación del verdadero resultado del “triunfo de la pelota libre sobre la pelota esclava”; etiqueta para un pueblo sin raíces históricas que, durante más de 40 años, creyó que “su beisbol era el mejor del mundo”, por supuesto, propaganda nacida en el discurso de Castro en 1961, cuando decretó contra la pelota profesional en la Ciudad Deportiva habanera en el discurso de creación de los CVD o Consejos Voluntarios Deportivos:

http://www.cuba.cu/gobierno/discursos/1961/esp/f191161e.html

Lo realista, lo justo en estos tiempos de reformas raulistas (que solo “ven los ciegos” o los oportunistas) sería, como parte del espacio que dicen le abrieron a la libertad de expresión en el Granma, que algún cronista “hombre nuevo” fuera a la letrina donde vive y entreviste al sátrapa por todo lo relacionado con el beisbol, por lo que dijo y por lo que decretó contra el pasatiempo y con resultados a mano, incluso sobre su recomedación de que “había que jugar como los japoneses”.

Tírele un vistazo a esto de un “corazón partío” que escribe en el Nuevo Herald, como siempre, descargando su frustración a través de otros:

http://www.elnuevoherald.com/2014/02/06/1673861/fracaso-en-la-serie-del-caribe.html

En 1969 se aceleró el pisoteo de la leyenda en el aeropuerto Rancho Boyeros. Durante el discurso-recibimiento a los “héroes de la Serie Mundial en Dominicana”, el tirano declaró: “tenemos que hacer una revolución en el beisbol…” y se hizo, estilo castrocomunista y el juego es un reflejo del estado del país asolado por la horda, porque producía ganancias como notable fuente de trabajo; a fin de cuentas, otro sector de la economía destruido y miserable.

Y aparecieron los técnicos, managers, comisionados… que nunca habían jugado y se apropiaron por decreto castrista de la dirección del deporte nacional y el propio dictador creó un puesto especial para Serbio Borges, cabeza hueca política del grupo que puso al frente de la guillotina: Comisionado de Deportes con Pelota; entonces esta sabandija colocó a sus iguales, con la anuencia del tirano y por su encomienda y a acabar, a desbaratar el deporte que mentalidades trabajadoras, emprendedoras e inteligentes hicieron inigualable en la región; pero, en igual medida, a gozar las prebendas y privilegios que les ofrecía la profanación. Fue uno de estos mequetrefes quien dijo que “un pitcher no necesitaba el cambio de velocidad”, por lo que el Duke Hernández lo aprendió en el bullpen de los Yankees.

Si alguien debe estar contento por la eliminación del Villa Clara en Venezuela es el pitcher Viciohendry Odelín, de lo contrario, hubiera tenido que lanzar todos los juegos que restaban indiscriminadamente y sin posibilidades de reclamo por la salud de su brazo, política ejecutada desde que el tirano le regaló el beisbol a las pandilla de Borges, cuyo objetivo era ganar en torneos sin oposición que, no por ese motivo dejaron de ser pírricas muchas de sus victorias.

Los dos primeros casos sonados de pitchers prospectos importantes a los que les arrancaron el brazo fueron José A. Huelga (foto) por el propio Borges y Navajas González por Pedro Chávez, que lo hizo lanzar diariamente para el Constructores durante todo 1973.

El último fue el supersónico Maels Rodríguez, que llegó a Miami con el brazo “por el suelo” de tanto lanzar hasta para visitantes como Carter o Chávez, ordenado por el propio dictador.

¿Por qué Villa Clara perdió en Venezuela de forma tan bochornosa como campeón del único torneo, de la única clasificación que se juega en lo que una vez fue la potencia regional del pasatiempo?

Hay varias respuestas y todas políticas: porque el castrocomunismo liquidó la clase ética y profesional en Cuba; porque no hay pan ni es bueno el poco que dan regulado; porque no hay “peters” de chocolate; porque no hay ajuares para novias; porque no hay fogones de balón y se cocina con carbón; porque ninguna carretera sirve; porque todo se le entregó a la jauría, incluyendo el alma nacional; porque, si no hay algo que sirva ¿Cómo iba a ser diferente un deporte que, por razones fáciles de entender, poco a poco lo han ido desapareciendo como cantera y como interés fanático intencionalmente?

Ante una pelota que desde hace 8 años no gana ningún evento ni por edades ni por categoría o nivel ¿Cómo pudo pensar alguien que hubiera sido diferente la realidad sobre el terreno en Venezuela? Sin embargo, muchos “pensaron”, si se le puede llamar así a la militancia, a la simpatía política o a la falta de tino ante el análisis…

La segunda confusión, mejor pobre juicio y hasta desconocimiento del beisbol profesional, fue no atender a detalles como que el evento regional sería la más fuerte competencia en que participaría el castrismo en toda su historia de abusos deportivos.

Muy pocos cronistas (reconozco a Juan Vené como iluminado ante el hecho: “tienen que ganar, si no lo hacen no hay excusas como que el beisbol es así y ese tipo de justificaciones que sobrarían…”) fueron capaces de entender que esos jugadores no estarían en calendario del mal llamado Clásico Mundial, al que los estrellas de las Mayores llegan después de 6 meses de ocio y asueto en resorts europeos, acordes con sus vidas y estados de millonarios, sin fase de juego, sin preparación y atentos al cuidado de sus físicos para no perder sus fastuosas existencias por una lesión.

A la Serie del Caribe asiste el campeón de su liga invernal con peloteros en fase de competencia, preparados para ganar y lucir bien, que no solo buscan el dinero extra del premio, sino que intentarán convencer al scout de que todavía les queda como para una invitación al trainning de un club de Grandes Ligas; o por la recomendación o el ascenso a la clasificación que los acerque a su objetivo. Por lo tanto, esa competencia SÍ es la pelota de los que participan; además, pagados por el esfuerzo.

El que no tuvo estos detalles en cuenta y se recostó a “los cinco títulos del champion cubano durante la primera etapa”, bueno como memorabilia de lo que una vez fueron Cuba, su beisbol y su gente; perdón, hizo un papelazo superior al de los peloteros del Villa Clara.

Lo peor no ha sido esta derrota, sino que, durante uno de sus discursos referentes al “reformismo”, Raúl Castro dejó claro lo que le espera al beisbol y a cuanto deporte “haya llenado de orgullo al hombre nuevo”: “TENEMOS QUE BRINDARLE MÁS APOYO AL DEPORTE SOCIAL QUE AL DE ALTO RENDIMIENTO”, búsquen esa cita y piensen en lo que le espera al juego de pelota. El fracaso en Isla Margarita es poco contra lo que “viene llegando”.


Publicado por Blogger para BEISBOL 007 el 2/08/2014 03:00:00 p. m.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Deportes 007

Cronicas del Deporte

The WordPress.com Blog

The latest news on WordPress.com and the WordPress community.

%d bloggers like this: